¿Realidad o fantasía?


Cual es la realidad existente que no mancilla la ridícula verdad de la gran historia de la vida que apartada del contexto falso desde que pisaste esta tierra de gracia.

¿Cual es la imagen que presentas mas falsa que lo que haces creer? ¿Donde quedo la dignidad que trajiste al mundo? ¿Cuál es la escusa perfecta que interpones a tu verdadera cara?

Llegaste vendiendo la vida misma donde fluye el centro propio de la gravedad; aquella que crece por intermedio de medios artificiales encausados por platónicos nacidos en islas apartadas cuyos navegantes forjados de grandes monarcas que con diamantes y plata financian reconstrucciones para mejorar la mercancía que gusta a los mundanos y generadores de oficio que mal gastan sus quincenas y se pierden en caricias falsas.

La impunidad de tu verbo extravía los harapos que cobra por tiempo aquella mercancía extraviada esperando la oportunidad de someter al encanto con la gran verborrea.

Naciste y existes por gracia divina, encausaste tu camino por la vía incorrecta de la moral equivocada.

Llegaste en el peor momento buscando prodigios al saber que la ignominia estaba predicha en la propia existencia rodeada de inocencia que no sabes de donde vinieron y si llegaron en el momento de gloria y fustigaron las entrañas tan solo por defender lo indefendible.

No es de día sino de noche cuando acusas la verdad que llego en cajas de cartón para sentir que la razón lógica al vender la virtud es causa ilógica de un mal vivir.

Fustigaste con acciones inauditas el sentir del ángel que cayo del cielo por la falsedad de las expresiones mencionadas al filo de noches sin final y días sin principio.

Vives en un mundo errado creado por mentiras dichas y solo el caminante de la vida puede expresar la respuesta a tanta maldad que existe en tu ser.

Quien garantiza que el futuro sea incierto para que en el pasado hayas infiltrado la única razón que según tus letras fue quien comprendió, atestiguo y soporto las doctrinas inequívocas del corazón destrozado, mutilado y corrompido.

Que locura fue jurada por tu mirada que opaco el devenir de los labios unidos a los otros que ciegan en su aroma fallecido.

Pedante es el sentir que expresaste en esos momentos, cual escoba nueva que barre bien para usarla como la propia disparatada en tu existencia.

Usas tus encantos y corrompes voluntades, te desprendes de tus tesoros como si fueran objetos que no sienten ni padecen.

Solo quien dirige la vida es el autor de los acontecimientos nacidos en tu interior.

Escapas en busca del sentimiento burlado que se escapa de tu presencia y anuncia la mutilada coexistencia con la ignominia que te hizo ser quien eres.

El creado será quién designe y quien juzgue. Paz a tu vida, a tu ser interior que viene en camino para que no lo deseches como las que vinieron antes y están fuera de tu alcance.

 

Pedro José Pérez Quintana

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s