¡¡¡…Dos años de ausencia…!!!


 

El tiempo, inexorable cuestionador del abismo que se entreteje en la espiral sin fin del universo que nos rodea y abarca hasta el infinito amargo del saber que tan solo los segundos cuentan lo inevitable en un atardecer más que ingrato.

La vida se desperdicia en un suspiro al tratar de no encontrar la solución a los conflictos internos que nos agobian el pensamiento agotado por la ausencia de quien prodigo a muchos y a pocos.

Dos años de aquel día que jamás olvidare, veinticuatro meses de tu partida definitiva y sin retorno; pocas veces te marchaste y siempre ansiaba tu pronto regreso. Pero esta vez, ya no hay retorno del lugar de descanso en donde tu alma inmortal esta, el aliento de vida que nuestro Creador nos infunde al nacer regreso a Él como está escrito en su palabra.

Tus cenizas dispersadas al fin están en el mar como siempre quisiste y me suplicaste tantas veces, aunque no todas como nos prometimos en nuestras largas pláticas; las que quedaron en esta tierra dispersas están entre tus seres queridos que no quisieron separarse de ti, sin importar en lo más mínimo lo que solo tú sabías y yo sé.

Dos años de ausencia, dos años sin escuchar tu voz que llenaba mis sentidos, dos años sin disfrutar de tus caricias, dos años que se me han hecho largos y dolorosos; que extraño mucho tu compañía, tus comidas y tus exclamaciones objetivas y precisas cuando llegaba tarde de la panadería. Dos años de no saborear tus guisos, pastas, pastichos y sopas, dos años de no comprarte cigarros, ni refrescos, ni de salir de tiendas como siempre solíamos hacer, juntos para todos lados, los inseparables como nos llamaban.

Dos años sin saber de los que te dieron la vida, dos años que se han hecho largos, dos años en donde me quede enfrentando las injusticias de la vida, y las equivocaciones que he cometido sin tus sabios consejos, dos años sin amarte plenamente, dos años que siento se han desperdiciado por los que decían amarte, ser tus hermanos y ser tus amigos, esos te olvidaron, no todos, pero la mayoría a quienes creíste sinceros hoy en día dan la espalda a tu recuerdo y te traicionan al traicionarme y olvidarse de mí.

No es posible que lo imposible se convierta en la triste realidad de la existencia misma que debate entre lo justo y lo injusto, que la ignominia se apodero de aquellos que barrían el piso por donde ibas a pasar antes que llegaras; el destino más claro no puede estar…

Ahí está la verdad de los sentidos, ahí se encuentra lo que siempre buscaste, nadie es perfecto en un mundo imperfecto.

Son dos años que existen en mi corazón recrecido por faltar a mi salud, quizás espero reunirme pronto contigo, pero eso solo Nuestro Padre Celestial lo sabe; no puedo hacer conjeturas de lo que depara la vida para mi sin ti.

Son dos años sin que tus grandes amigas a las que llamabas “marikas” se disgusten por las tonterías que muchas veces decías y que luego se perdonaban por ese amor tan grande que se tenían, dos años sin ver a la que una vez me dijiste era tu hija para ver cómo reaccionaba pero que igual amo con todo mi corazón y siento su gran ausencia también, mi corazón para ella siempre abierto esta.

Dos años que han sido largos, pero cortos en la expresión más benévola de la base de un hipervínculo que salta a la luz enceguecedora de un portal tendencioso y amoral.

Dos años de ausencia infinita que no contrarrestan la verdadera semilla que quedo sin germinar por la falta de riego, dos años que sumados a los de nuestra bella hija que partió antes que tú, se han hecho infinitos como los segundos que transcurren mientras leen estas líneas.

Dos años sin despertar a tu lado, dos años sin sentir tu olor, dos años sin llamarte “Mima“, sin compartir las mieles de la verdadera felicidad, dos años sin reírme de tus ocurrencias, dos años sin compartir con tus queridos sobrinos y sobrinas y sin deferir con “los amigos” que te llamaban escurnari por cariño y son los que han estado a mi lado sin abandonarme, dos años sin discutir contigo por cuestiones bobas que a la final siempre nos unían más que nunca, dos años sin que llegue “el cartero” que traía nuestros propios escritos cuando el habla ya no abarcaba la razón de ser entre nosotros.

Dos años sin suspirar, dos años sin planificar (con Sharon, Leslie, Frederick o con cualquiera que conociéramos) las sorpresas para tu cumpleaños o aniversarios, dos años sin ir al cine contigo aunque te quedaras dormida, o salir a comer los Sábados en la noche para que descansaras de la cocina y el trabajo esclavizanté del hotel que llegaste a amar y al cual le entregaste ocho años de tu vida sin descanso. Dos años sin quedarnos juntos un domingo en nuestra cama cocinándote para ti. Dos años sin sentir el aroma de tú café y cigarro mañanero, ni el tecleo de tus dedos en teclado de la computadora que muchas veces me despertaban para saber que ahí estabas.

Pero sabes algo Mima… me siento feliz porque sé que al final de tu vida lograste entregar tu vida a Cristo y sé que cuando Él regrese podremos estar juntos otra vez en la Cannan Celestial para así adorar a Dios Nuestro Creador.

Tuyo hasta el infinito… tu esposito querido y adorado.

 

Pedro José Pérez Quintana

Anuncios

5 comentarios en “¡¡¡…Dos años de ausencia…!!!

      1. Gotcha. I didn’t read the story, and figured that the focus was on his Asian heritage, a rarity in the NBA. That’s my fault for not knowing, and just assuming that that was the case.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s