¡¡¡…CEDER…!!!


 

Cuando conocemos a una persona y buscamos tener más que una amistad incondicional, nosotros aceptamos a esa persona con sus defectos y virtudes; igualmente si queremos tener una relación de pareja y esta tiene hijos, pues debemos aceptar y querer ese combo.

Incluso debemos buscar primeramente que los niños sientan afectos por nosotros, debemos compartir más con ellos que con la pareja ya que a la final eso nos hace ser la diferencia.

 

Uno busca tener una familia completa, se busca convivir juntos en armonía y aunque no sean nuestra sangre debemos respetarlos, valorarlos y quererlos; ahora bien muchas veces pasa que la pareja prefiere ponerlos a un lado por un supuesto amor que no sabe si será duradero; esto afecta a los niños sin que se den cuenta los adultos.

 

Empiezan los celos y problemas y si nuestra pareja nos da un propio heredero muchos padres ponen de lado a los otros hijos y le dan valor al recién nacido.

 

Otras veces pasa que al comienzo de la relación todo es armonía con los hijos o hijas ajenas, pero al consolidarse esta unión y estar en espera del que vendrá, lo que se hizo para enamorar ya desaparece; cuando tu hija o hijo se acercan al que ocupara el lugar del padre y este lo aparta por estar viendo un programa de tv, o se te acercan para jugar como ante y ya le estorban.

 

Por ese amor seres ignominiosos recurren al chantaje emocional, ya que al verse o sentirse que se quedaran solas aceptan de buenas a primeras lo que te piden; “llévate a los niños con su abuela, tía, o cualquier otro familiar porque yo solo quiero estar contigo y mi hija, si no olvídate de mí, del dinero y ve quien te mantenga a ti y a tus hijas” , se de muchas madres que ante semejante abominación prefieren quedarse solas y valerse por ellas mismas para salir adelante, en cambio hay otras “madres” si se les puede llamar así, que ceden ante el chantaje y se llevan a sus hijas incluso fuera del país para poder vivir tranquila con su pareja actual y con la verdadera hija de él.

 

Como siempre he dicho en mi caso particular me encantan los niños, y si mi pareja tiene, excelente; ni me molestan ni nada, acepto esa responsabilidad.

Pero el saber que existen personas que ceden ante el chantaje emocional, que ceden ante la presión, incluso ceden al dejar amigos que han estado ahí apoyándote y dándote una mano amiga cuando el ignominioso ha abandonado sus funciones.

 

He de no creer como en estos tiempos mujeres y hombres recurren a estas artimañas so pretexto de ser felices.

 

Acaso los niños y niñas ¿son culpables de esa situación?

 

No me lo parece, los niños son ángeles de Dios que vienen al mundo a darnos alegrías y algunos dolores de cabeza, pero ese es el vivir, el existir en este plano incondicional extravagante.

 

Nosotros como seres pensantes debemos tener claro que no podemos ceder ante situaciones adversas, que por tener un techo, comida y dinero no deben de abandonar a sus criaturas, dejarlas con extraños porque los hijos deben estar siempre con la madre y el padre.

 

Dios siempre tiene un plan, Dios es Dios y su misericordia es infinita, pero yo como humano racional no me cabe en la mente que este siglo XXI sucedan cosas como esas.

Pero cada quien tiene su manera de ver la vida y si todos pensáramos igual ¿qué mundo seria este?

 

Cada quien tiene su recompensa y su pago, no debemos juzgar para que no nos juzguen y con la vara que midamos seremos medidos; por eso, no es por juzgar lo que digo y menciono, simplemente es como pienso lo que siento.

 

Los hombres debemos aceptar a la mujer que queremos como venga, con la carga que lleve para así sostenerla entre dos que es mejor.

Pero nunca pidamos separar a una madre de sus hijas para poder ser feliz…

 

La vida cobra, y cobra duro…

 

Y me parece increíble que el alma siendo como es de fuerte y orgullosa, que no cede ante nadie y ante nada, haya preferido el amor de un ignominioso ser al amor de sus herederas, de sus reinas y princesas; por las cuales el Ángel hubiera dado su propia vida, su propio ser y darles un apellido para que pudieran tener una vida tranquila y serena.

 

Como se puede cambiar, incluso por un descuido y tragos de mas después de una gran pérdida de un ser inocente que no vio la luz del día, quedar por accidente de nuevo y por no cuidarse, decir que no reconocería al ser que estaba por llegar, seguir por amor al lado de un vergonzoso ser que no merece las lagrimas que ha llorado por el…

 

Pedro José Pérez Quintana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s