SER UN CABALLERO


Hace poco me reencontré con una amiga y nos fuimos a Pampatar a tomarnos unas cervezas y conversar sobre nuestras vidas, a la orilla de la playa y con fondo musical nos reíamos a carcajada limpia de todas las cosas que hemos pasado tanto ella como mi persona, estuvimos un buen rato ya que tanto ella como yo teníamos cosas que hacer, ella ir a un velorio y yo a buscar a mis sobrinos.

 

Cuando llegamos a la camioneta le abrí la puerta delantera y se subió, la cerré y ahí parado estaba el señor que cuida los carros mirándome como sorprendido; como si fuera un personaje de ficción sacado de alguna novela barata; le pregunte que le pasaba y me respondió que en los años que tenia ahí nunca había visto que alguien hiciera lo que yo. Mi amiga se sintió halagada y dijo que todavía quedaban caballeros en este mundo tan cruel a veces.

 

En otra ocasión invite a una amiga a almorzar, ella estaba en el banco Guayana en el Sambil, una amiga a quien quiero mucho y que es muy especial para mí, siempre cuando está en la isla la llevo y la traigo, pero ese día la invite porque me nació, así que esperando que ella saliera, fui a la única floristería que hay y pedí que me prepararan un ramo de rosas blancas, lo espere lo guarde en la parte de atrás de la camioneta, ella salió sin percatarse de lo sucedido. Le pregunte que le apetecía comer y me dijo pasta, así que le dije te voy a llevar a donde se come una excelente pasta, me enrumbe al Restaurante Da Federico, me estacione le abrí la puerta de la camioneta, al entrar al restaurante y al sentarnos en la mesa le abrí la silla para que se sentara, igual me miro muy raro, pero aun faltaba.

 

Le pedí que me disculpara que tenía que ir al baño con la escusa de hablar con el mesonero y pedirle que si podía se acercara a la camioneta y detrás había un ramo que cuando ordenáramos la comida se lo trajera, y así lo hizo. Cual fue la sorpresa de mi amiga cuando vio que en vez de la comida le traían un ramo se quedo con la boca abierta, y me dio las gracias que nunca le habían hecho un gesto así de esa manera.

 

Y qué decir de todo lo que hice por mi esposa tanto de casados como de novios y que nunca deje de hacerlo; me considero un caballero y un romántico empedernido, muchos me dicen que es un defecto otros que estoy loco, pero el verle la sonrisa a la persona que se le hace un gesto ya para mi es el mayor de los agradecimientos, yo no espero nada a cambio y se los hago saber a mis amigas, soy claro y respetuoso ante todo.

Hace pocos días vi la foto de una mujer muy hermosa, una mujer con unos ojos espectaculares y una sonrisa de ángel, de verdad la joven es para mi gusto demasiado atractiva, y vi que inspira como una magia muy especial y comente la foto, con todo el respeto que esta persona se merece, al igual que lo hago en mis otras redes sociales cuando comento fotos de mujeres que son muy diferentes pero hermosas, nada, resulta que lo que respondió esta persona fue dándome las gracias pero (el bendito pero que nunca falta) alguien más comento que sería mejor que no me viera a mí en la calle o me encontraría con sus nudillos en mi rostro y sé que solo es un sobrino de esta dama.

 

Si yo estoy consciente que le falte al respeto a esta persona asumiría mi equivocación y pediría las disculpas pertinentes, ahora bien se que no falte al respeto y que lo que escribí no fue nada malo y que esta persona hasta las gracias me dio pero al escribir la otra replica no digo nada al respecto, me dije bueno luego dicen que los caballeros no existen que somos parte del pasado y que a pesar de lo que hagamos seremos siempre excluidos; a este joven no le respondí porque sentí que no valía la pena ponerme de pico y palo con él, a la final el que amenaza nunca cumple, solo es hombre de la boca para afuera, los verdaderos hombres no son lo que son hoy en día, que piensan que mientras más mujeres tengas más hombres son, nada mas errado, el ser hombre es distinto, es saber asumir las responsabilidades, es hacerse cargo de sus propios problemas, es saber respetar al prójimo, es quien habla con carácter sin llegar a las manos, este joven debió decirme primeramente si le ofendía lo que decía de su tía y no salir con esa verborrea indigna, pero que se espera de un ser que siempre es así como me lo expreso mi amiga diciendo que se sentía apenada con lo que este ignominioso ser escribió.

 

Por personas como esta es que nosotros nos estamos extinguiendo, nos hacen ver que no vale la pena halagar a ninguna mujer y que las mujeres de hoy en día solo ven lo que quieren ver, cuanto tienes cuanto vales, así de sencillo, muchas mujeres solo piensan en su propio beneficio y si ven a una persona como yo acercarse, prefieren alejarse y darte la espalda.

 

Lo mismo paso con una amiga a quien quiero mucho, con un novio maltratador, que le monta cacho pero ella sigue ahí porque él le da lo que ella le pide y ella lo escusa porque dice que aunque la golpeen lo ama.

 

Mujeres piensen lo que hacen, porque cuando pierdan lo que quieren no abra vuelta atrás…

 

Pedro José Pérez Quintana

Un comentario en “SER UN CABALLERO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s